sábado, 12 de septiembre de 2009

Caminante

La verdad, a mí nunca me ha gustado caminar mucho, Correr, trotar, jugar con mis amigos cuando era niño sí, pero no he sido nunca lo que se dice en términos deportivos, un corredor de fondo, ni he realizado excursiones muy largas en mi vida, si exceptuamos la marcha del exilio a Francia en mi niñez como ya os conté hace tiempo, que desde luego no fue por placer. Supongo que ya tuve bastante con ella.

Ahora que soy mayor, sí que procuro andar un poco todos los días aunque sea de manera solitaria, por las calles de Barcelona, pues a pesar de mi edad aún tengo las piernas bastante fuertes, aunque reconozco que me canso más que hace unos años.
A mis hijos, sí que les gusta caminar y de vez en cuando hacen alguna caminata por la ciudad y también por la playa o la montaña. Por la ciudad siempre dicen que algunas veces descubren calles por las que nunca habían pasado, y así, además de hacer ejercicio hacen turismo cultural, cosa que siempre viene la mar de bien, pues Barcelona siempre tiene mucho que enseñar.

Admiro ese espíritu aventurero de los caminantes que por necesidad o por placer han abierto nuevos caminos y descubierto nuevos mundos. Pensándolo bien, todos, incluído yo mismo somos un poco exploradores ya que, como se dice, se hace camino al andar y andadores somos todos.

Así pues, como caminantes que somos, vamos avanzando y si actuamos bien, civilizadamente, con sentido común, y en armonía con la naturaleza vamos abriendo nuevos caminos para las siguientes generaciones, y como es natural, para crear un mundo mejor para ellas. Supongo el tan cuestionado sentido de la vida humana podría ir por ahí.

Espero que esta melodía que compuse sin título, como casi todas, sirva para subrayar este sencillo pensamiento.

No hay comentarios: