miércoles, 12 de agosto de 2009

Gotas

Gotas de lluvia que al caer …, que decía la canción.

Me gusta la lluvia. Me gusta mucho. Me gusta cuando después de una mañana de mucho calor empiezan a formarse nubes de tormenta y el sol de la tarde va ocultándose cada vez más tras ellas. Cuando en Barcelona se presenta un día nublado suelo bajar a la playa y observar desde el paseo marítimo las masas de nubes en el horizonte que anuncian que el espectáculo va a empezar, aunque siempre regreso a casa antes de que comience.

Me gusta cuando se disparan los primeros relámpagos en un cielo negro, verde, azul y gris y cuando comienzan a sonar los primeros truenos. Nunca me han asustado. Cuando era joven me gustaba recibir las primeras gotas que empezaban a caer y no me importaba si me pillaba fuera de casa y sin paraguas, aunque luego me buscara un refugio. Me gustaba luego, ya en el calor del hogar, si me había pillado bien y volvía a casa empapado, contárselo a mi familia o a mis conocidos, pues para mí suponía y aún supone una pequeña aventura.

En casa, me encanta oír el ruido de la lluvia al caer y precipitarse contra los cristales de las ventanas o sobre los tejados de las casas, sabiendo que de alguna manera la tierra y todos los que en ella estamos agradecemos ese baño purificante que la naturaleza nos ofrece. Me relaja oír llover cuando estoy acostado y finalmente ese soniquete de las gotas repiqueteando sobre el tejado de la casa en Villarluengo consigue hacerme dormir sabiéndome protegido y con la certeza de que me despertaré respirando un aire más limpio y puro. ¿Habéis observado alguna vez un doble arco iris? Yo sí he tenido esa suerte y es un puro placer para los sentidos.

Estas sensaciones y otras más que ahora no alcanzo a describir, me las produce la lluvia suave y temperada que cada vez se experimenta menos debido a que o no llueve cuando debería o llueve demasiado cuando no debería.

De cualquier manera inspirándome en ellas compuse esta melodía que quizás os sugiera la imagen de esas gotas de lluvia que caen sobre mi cabeza …

No hay comentarios: